Clásicos

BMW 507: El deportivo que marcó el regreso de la marca

BMW 507: El deportivo que marcó el regreso de la marca

Después de un periodo duro durante la Segunda Guerra Mundial, BMW se relanzó al mercado con vehículos de lujo sin tener en cuenta que Europa todavía no estaba recuperada. Este error los llevó al borde de la quiebra en el año 1959.

El reconocido importador Max Hoffman convenció a la marca de volver a fabricar deportivos para hacerle frente a su rival Mercedez-Benz. Es así como presentaron el modelo exclusivo 207 en el Salón del Automóvil de Nueva York de 1955.

El 507 no fue un auto accesible debido a su alto precio, solo poco afortunados pudieron lucirlo, como es el caso del cantante Elvis Presley.

El motor del 507 estaba alimentado por dos carburadores de doble cuerpo y proporcionaba 150 caballos de potencia. Estaba asociado a una caja de cambios ZF de cuatro velocidades y gracias a la buena relación peso/potencia del vehículo, la velocidad máxima alcanzaba los 217 km/h, mientras que la aceleración de 0 a 100 km/h se quedaba en 8,8 segundos.

 



Suiry Sobrino

RELACIONADOS